Las 21 mejores fotos antes y después de un esguince

Aquí algunas historias de esta primavera y de antes de que jugando al #floorislava me hiciera un esguince. La mujer del hospital de urgencias me ha puesto una escayola y recetado un absurdo número de días de recuperación que no quiero ni escuchar. Es el “procedimiento” lo llaman. Es algo mecánico que hacen muy asépticamente y casi como el que se despierta cada día. Que no lo piensa. Lo hace y ya está. Es esa tan agradable acogida de los hospitales.

Junto a mí, y al bochornoso calor alicantino de junio, hay otras personas con sus respectivas urgencias. Es todo muy urgente. Igual que mi tobillo. Si no se tratase de aquí a los siguiente 5 minutos uno moriría en el acto.
Además es como si el calor del verano hubiese hecho que las dolencias de cada uno se hicieran aun más graves. Y más urgentes claro. La paciencia es algo que se ha ido. No existe la palabra.

Hay sudor en mi frente, en la del señor de enfrente también, el niño de la madre llora mientras ella se abanica con desespereción, el contador de números no pasa, la señora resopla. El aire está como contaminado. Así que mi proyecto “Alicante Extreme” se postpone hasta que esté de vuelta a la acción.
Menos mal que tengo a Julito a mi lado, quien no deja de repetir que todas las cosas pasan por algo y que esté tranquilo, que si tengo que descansar unos días es porque necesitaba descansar y que todo lo bueno llega.

No sé, quiero pensar que son palabras de un sabio, pero da igual, mientras tanto, sigo con mi cámara y editando mis fotos.
Hay un hombre de pelo largo en un lago a punto de tramar algo, un atunero con tatuajes que se quiere quedar a vivir en Alicante, una hermana embarazada, una novia lista para ser madre, un primo vacilón, unos ciclistas muy decididos,unos paisajes de nadie, un mar que nos rodea y alguien detrás de la cámara que a veces aparece.
Hay unas historias que ocurren y que uno quiere contar. Unas historias que han ocurrido porque tenían que ocurrir.
Porque todo lo bueno llega.

IMG_0540 copiaIMG_0920 copiaIMG_9194IMG_5124 copiaPrimolarry x Atila (8)IMG_3332IMG_2409IMG_1894 copiaIMG_9048DSCN6100 copiaComunión Iñigo Guerrero-226 copiaIMG_1774 copiaDSCN6103 copiaDSCN4556
DCIM100GOPROGOPR0266.JPG
DSCN6111 copiaDSCN6114 copiaIMG_0424 copiaDSCN6040.JPG 2Comunión Iñigo Guerrero-237DSCN6040

Tranquini es una bebida que te ayuda estar relajado y enfocado. Me han estado ayudando a llevar a cabo mis últimos proyectos y a estar más enfocado en el trabajo y más relajado cuando uno busca estar en calma.
Próximo proyecto era “Alicante Extreme” pero a causa de mi lesión no podrá llevarse a cabo hasta dentro de un tiempo. De momento empiezo a trabajar como fotógrafo para el barco de Vestas en la Volvo Ocean Race y ya contaré qué es lo que voy a hacer durante la regata.

La carrera más larga en bici de Alicante en vídeo y foto

Un año más hacemos la mítica Tour del Juguete. Una marcha en bici a la que nosotros queremos llamar “carrera” solo para picarnos entre nosotros y  a la que se apunta todo quisqui que monte en bici en Alicante. Es decir, más gente que un lunes a las nueve de la mañana en Nuevos Ministerios.

Esto es lo que fue la increíble actuación del equipo Yibalois. Una brillante muestra de puntualidad, profesionalidad y preparación en el ciclismo de carretera.
No solo llegamos tarde a la salida y pinchamos dos veces sino que además nos equivocamos de camino.
A pesar de ello el equipo Yibalois sacó de dónde no había, como siempre, para ir remontando puestos y, ahora sí orgullosos de nuestra brillante actuación, siendo capaces de recortar al menos una hora y media al reloj con respecto al año pasado.

En el vídeo veis el patio de casa; nuestras carreteras, montañas, pueblos y los caminos por los que montamos en bici casi cada día. Una carrera con retrasos, pinchazos, con lluvia y con mucho calor pero que corremos con muchas ganas porque lo hacemos en casa.

El año que viene habrá que recortar otra hora más al tiempo!

Gracias a Trek Store Alicante, Teknic, Trendsplant, Pirrimade, Clínica Alcaraz y a todos los que nos apoyáis.

 

IMG_1763 copiaIMG_1774 copiaIMG_1780 copiaIMG_1788 copiaIMG_1789 copiaIMG_1790 copiaIMG_1797 copia

Las 23 mejores fotos de mi nuevo horario

Hoy hace exactamente un mes desde que empecé con la historia del nuevo horario y desde que dije que quería cumplirlo.
La historia es: 8 horas de curro, 8 de ocio y deporte, 8 de dormir.
Ha habido risas, incomprensiones, admiración, indignación y de todo. Algunos no entienden por qué lo hago y otros lo flipan pero no sé, es cuestión de probar.

Lo que sí puedo decir es que he conseguido estás más enfocado a la hora de trabajar y más relajado en mi tiempo libre.
Empecé muy estricto y luego se ha ido reblandeciendo la cosa pero puedo decir que lo he cumplido.

He visto muchos amaneceres, he montado solo en bici muchas mañanas bajo el alba primaveral, he entrado al agua el primero, me he cruazado con muchos conejos cuando todavía el campo está por estrenar y he disfrutado del silencio matutino en el que no se oye nada más que el ruido de la naturaleza. Ah, y también nos hemos ido de festival. (El fin de semana el nuevo horario no aplica…jaja)

Y, eso sí, he disfrutado mucho del tiempo. He sacado muchas fotos durante este tiempo y aquí una parte de lo que he visto estos días en imágenes:

IMG_8729IMG_0643 copiaIMG_5201 copia_MG_8515 copiaIMG_5234 copiaDSCN5091 copiaIMG_0532 copiaDSCN5767 copiaIMG_5001 copiaIMG_1695 copiaIMG_5217 copiaIMG_3000 copiaIMG_5228 copiaIMG_1699IMG_1715 copiaIMG_5312 copiaIMG_4880 copiaIMG_1746 copiaIMG_2887 copiaIMG_5083 copiaIMG_4867 copiaIMG_5305 copiaIMG_5315 copia

Tranquini es una bebida que te ayuda estar relajado y enfocado. Me han estado ayudando a llevar a cabo mis últimos proyectos y a estar más enfocado en el trabajo y más relajado cuando uno busca estar en calma.

Próximo proyecto, algo así como “Alicante Extreme”, está en marcha. “COMING SOON!” 🙂

En bici con el drone

Aquí una recopilación de imágenes de drone en bici que me grabaron durante la vuelta a Ibiza que hicimos en Abril.

Es un adelanto de lo que estoy preparando para hacer en Alicante; mi siguiente proyecto.

Los planos de drone que véis están grabados con un drone Mavic DJI por Alfonso y los planos de cámara son una Canon G16 grabados por Pablo Bueno y el resto con una Nikon AW130 grabados por Íñigo.

Vídeo patrocinado por la bebida Tranquini. Relax. Be postivie. Good happens. 🙂

Agentes del cambio, personas ordinarias que decidieron hacer cosas extraordinarias

Estaba claro, algo tenía que ocurrir. Lo de ponerme en serio con la historia del nuevo horario ha sido como poner una semilla a germinar y mirarla todos los días a ver qué ocurre. Puede ser que no pase nada pero lo más probable es que te lleves una alegría.
Casualmente eso parece que ha ocurrido con todo lo que hablaba en el post anterior.

No sé si será casualidad o qué pero las cosas están empezando a cambiar; ahora resulta que soy un agente del cambio, una persona ordinaria que decidió hacer algo extraordinario. Las semillas están avisando.
Me acaban de invitar a contar mi historia en un entorno en el que precisamente las personas han decidido coger las riendas y hacer que algo ocurra. Contruir su propio camino e intentar cambiarlo todo.

Yo, en un principio, no sabía nada de todo esto. Simplemente me aburría de no ser responsable de algo grande. Me refiero a que tenía la imperiosa necesidad de hacer que algo ocurriese, de hacer algo original creado por mí, de sentirme excitado por haber creado y vivido de algo hecho por mí. Y se me ocurrió la idea de vivir un año en una bici; por poner un ejemplo. Digo un ejemplo porque aquí cada uno de los que vienen a lo que os voy a contar se ha montado su propia historia.
El tema es que al final fui el responsable de que algo cambiese. Y tanto. Internet me dio la posibilidad de cambiarlo a mi manera. Ya no trabajar para alguien, trabajar para mí.

En palabras de Isra “Mapmakers que cambian las cosas a mejor. Son personas, al principio, ordinarias que decidieron hacer cosas extraordinarias. Son experiencias, trucos, aprendizajes y técnicas de personas reales que empezaron sin un plan fijo. Sin muchos recursos y sin demasiada ayuda, pero que al final consiguieron cambiar las cosas.”

Y por eso, digo yo, me han invitado a lo que veis a continuación
CARTEL ICT

Un día con personas a las que yo, empequeñecido, he admirado y contemplado desde una sillita o una grada, personas de las que he pensado lo locas que están por conseguir llegar hasta el final con su propia historia, personas que me han inspirado y de las que he sentido grandeza ahora me invitan a compartir este espacio de cambio con todos vosotros.

La primera vez que vi a Isra García dar una charla me sentí avergonzado  conmigo mismo. No sé por qué pero el tío contaba con tanta elocuencia sus sistemas de ultraproductividad que yo, que pretendía ilusionarme con aquello de mis viajes, pensaba que nunca iba a ser capaz de conseguir ser tan eficiente. En cuanto acabó conocí a Enrique Burgos que me invitó a que yo también contara mi historia en el lugar en el que estaba Isra. Porque yo también tenía una historia que contar. O por lo menos de eso me di cuenta.
Y eso precisamente es lo que muchas veces cuento cuando me preguntan sobre esto.
Que todos tenemos una historia que contar. Pero a veces no hemos querido tener el tiempo de arrancar. De hacer lo que realmente nos gustaría hacer.

De coger las riendas y decidir que algo cambie. Porque solo nosotros podemos hacer que eso ocurra. Es ahora o nunca.

Os invito a este pedazo de evento, por cierto la última edición, Internet Cambia Todo V encuentro de Agentes del Cambio” el 9 de Junio en Alcoy, “Un encuentro semi-maratón, 10 horas, 10h a 20h, a través de 22 participaciones breves pero concisas. Por supuesto, siguiendo la filosofía del resto de encuentros predecesores, será gratuito, coste cero. Únicamente es necesario inscribirte aquí para conseguir una de las entradas.”

VIVIR TRANQUILO Y SER DUEÑO DE TU TIEMPO.

IMG_4383.jpg con Tranquini.jpg r.jpg
Basta ya, se acabó, pensé hace unas semanas. Voy a volver a tomar las riendas, si es que un día las tuve agarradas, para conseguir las cosas que quiero en lugar de solo pensarlas. Voy a dar el primero paso, me digo a mi mismo, sí, ahora lo tengo claro.
En muchas cosas soy muy malo, como en contar las vueltas en el bar o hacer las cuentas con mi novia y se ríe de mí, pero en hay en una en la que soy especialmente bueno: En conseguir lo que me propongo.

He sido capaz de vivir en una bici durante un año, de ganar más pasta de la que pensaba en mi primer trabajo, de irme de Madrid a Lisboa en bici con mis amigos, de soportar a una jefa que me hablaba en alemán gritándome durante un año, de que una marca haga una colección de camisetas limitada con mi proyecto, de no ducharme en una semana y de no sé, muchas cosas absurdas y otras no tanto que me recuerdan algo: Tío, si ya lo has hecho, no dejes de hacerlo. O mejor, ¿A caso no somos capaces todos de dar el primer paso para cambiar algo que queremos cambiar, algo que queremos conseguir?
No hay cosa en la vida que me marchite más que no conseguir las cosas que me propongo. O decir querer hacer algo y no hacerlo. Pensar que pudiera ser capaz de dejar de hacer algo por vagueza es precisamente lo que me motiva para dar el primer paso.

Hace poco, casi al final de mi viaje por Cerdeña, escribía en este blog acerca del tiempo, de vivir tranquilo, acerca de disfrutar de las cosas a raíz de mi experiencia viviendo con la familia de mi amiga Graziela frente al mar y surfeando con su hijo Marco. Del ritmo y la tranquilidad isleña, de cómo vivir un poquito más tranquilo y todo lo apuntaba, para que no se me olvidara, en mi carpeta de “TO BE”. En el “TO DO” las cosa que quiero hacer, conseguir, y en el “TO BE” las cosas que quiero cambiar.

En relación a ello y hace aproximadamente un mes me apunté a una movida un poco rara. Rara porque no es habitual. Como yo, que soy extravagante según dice mi padre. Porque vago por caminos extra. No por los caminos habituales. En fin, un curso de esos para gente que quiere hacer cosas, conseguir lo que se propone, de esos a los que va gente que estamos un poco loca. Un poco solo. Un curso que me daría para escribir una novela pero en el que no voy a profundizar en esta ocasión.
El caso es que haciendo un análisis del curso después de pasar un mes; necesité bastante tiempo para asimilar la caña que nos habían dado, me di cuenta de que mi “TO BE” Y mi “TO DO” se parecía en cierto modo al núcleo duro de la mayoría de las cosas que aprendimos allí o que por lo menos yo interpreté como más importante.
Es decir: medir tus resultados. Lo primero para conseguir algo es dar el primer paso. Sin eso no hay camino; pero no hay camino si uno no es consciente de qué va ocurriendo. Si no mide sus resultados.

Durante el curso Isra nos contó que en un momento de su vida algo obsesionado por conseguir resultados y ser más eficiente estuvo durante un período analizando absolutamente cuánto tiempo le dedicaba a cada cosa al día y luego sacaba conclusiones. Todo con el objetivo de tener una vida más eficiente en general y disfrutar más del tiempo. De estar tranquilo y pleno a fin de cuentas. Me pareció muy duro y muy sistemático como para ser capaz de cumplirlo pero me hizo pensar mucho.

Me di cuenta de que mi “TO DO y mi “TO BE” eran parecidos, pensaba, pero no tan exactos. Lo que me faltaba era precisión, era un poco menos de romanticismo y más pragmatismo: ponerlo en marcha. Pues bien, me puse las pilas. Me apetecía probar algo nuevo. Es como hacer un viaje. Buscas un destino, te pones nervioso, te preparas y entonces comienza la aventura de descubrir algo nuevo. Experimentar, probar, descubrir, curiosear, disfrutar, sentirte vivo. Casi igual pero por dentro de ti. Experimentar contigo mismo, descubrirte, curiosearte, disfrutarte, sentirte vivo, ver de hasta dónde puedes llegar. Manos a la obra, me apetece un viaje interior, probar algo, intentar, aprender, cambiar un poco.

He decidido probar a ser más organizado pero en serio. Quiero ver si soy capaz de conseguir mejores resultados. Creo que aquí da un poco igual la meta de cada uno. Me refiero a que el resultado puede ser estar más delgado por ejemplo, o dejar de fumar, o vivir más relajado, o trabajar mejor, o ganar más dinero en menos tiempo o dedicarle más tiempo al tiempo libre o no sé, aquí cada uno es dueño de sus objetivos pero lo importante es probar en serio. Ser capaz de conseguir mejores resultados a base de proponérselo.

Así que con el objetivo de vivir más tranquilo y ser un poquito más dueño de mi tiempo hace una semana que estoy dividiendo mis días según el horario que plantea Ajram: 8-8-8. 8 horas de sueño, 8 horas de curro y 8 horas de ocio/deporte. Me levanto a las 5:00, me pongo a currar a las 6:00 y estoy hasta las 14:00. Luego tiempo libre hasta las 21:30 que me voy a dormir. Voy alternando día sí día al revés; por la mañana libre y por la tarde curro, para que no sea un cambio demasiado complicado al principio. No sé cuánto tiempo voy a aguantar pero hasta ahora estoy flipando. No me ha supuesto de momento ningún esfuerzo fuera de lo normal y la verdad es que trabajo muy a gusto.
Si consigo cumplirlo por lo menos durante un mes entonces podré estar orgulloso de contarlo. Sino volveré con el rabo entre las piernas. Cuando consiga cumplir todo lo que me he propuesto entonces dormiré la siesta 24horas y viviré sin trabajar 🙂

Creo que voy a volver a hacer mi Vlog semanal contando un poco qué ocurre con este horario nuevo, entrenamientos en bici y un poco lo mío: aire libre, bici y surf, fotografía y vídeo.
Estoy disfrutando de este experimento y creo que voy a ser capaz de conseguir muchas cosas; hay muchas dentro de la carpeta del “TO DO” y otras tantas dentro del “TO BE” pero quizá sería demasiado poco imaginativo desvelarlas aquí. Porque las mías no son las mismas que las del señor que viaja en AVE a mi lado ahora mismo y come bocata de atún con mayonesa. Ni tampoco las vuestras.

La cosa es ser consciente de qué cosas queremos llegar a conseguir y qué cosas queremos llegar a cambiar. Y ponerse las pilas. No mañana ni pasado porque entonces se quedarán en la carpeta que no existe, que nadie sabe cómo se llama y que nunca nadie llegó a encontrar. Es una carpeta que nadie creó y que por algún motivo que nadie explicó rebosó de un montón, de un millón de cosas que algún día mucha gente quiso hacer, o peor, soñó con hacer pero murió y nunca pudo recuperarla.

AHORA o nunca.

 


Gracias a todos los que hacéis posible mis aventuras y viajes. En especial a Tranquini por hacer que las buenas cosas ocurran y por su apoyo.