Día 2. Porto Ferro – Alguer

El saco que me ha dejado Luci dice RISK 10 Cº. Esta noche obviamente había menos de 10 Cº dentro de mi querida tienda. Así que me he puesto todas las capas que llevo pero eso no ha hecho que estuviera al límite. Eso sí, y para variar, he dormido como unas 12 horas. Se hace de noche a las 19:00 así que a las 20:30 estaba durmiendo. Y me he despertado sobre las 8.

Los de la caseta han ido a pescar al amanecer y han traído bastante material. Mientras desembarcaban yo me he despedido de ellos y he continuado con mi camino destino Alguer o cualquier otro sitio de la costa oeste.

No dejo de sorprenderme de lo verde que es la isla; nunca imaginé que tendría tanto bosque. Hoy he recorrido un par de kilómetros entre bosques de pino, eucalipto y encinas, con casitas a un lado y huertos inmensos al otro lado. Además está lleno de halcones que van apareciendo del susto a mi paso.

Los sardos me da la impresión de que son muy humildes. A todo me responden con mucha amabilidad y sencillez; no me da la impresión de que esto pueda cambiar tanto en verano. No dejo, sin querer, de intentar imaginarme que esta isla que huele a húmedo, a queso, a ovejas y con una brisa fresca pueda llegar a ser un destino tan turístico. Con sus pueblos tranquilos de interior, sus agricultores haciendo labores en el campo y su estética algo decadente me cuesta creer que se convierta en una autopista de italianos en ciclomotor con pantalones muy cortitos y gafas de sol enormes. Me pregunto dónde se esconden el resto del año.

Hoy tres señores muy graciosos de unos 80 años han venido a ayudarme y hemos estado hablando un rato. Eran de esos señores con manos grandes que saben hacer de todo. Observan con detenimiento y, aunque parezcan torpes con las manos, presiente uno que han tenido que arreglar muchas cosas en su vida y pues bien, son capaces de hacer lo que uno no habría podido. Me señalaba con su dedo índice y decía “furat” y le digo; ¿has dicho furat? Y resulta que hablaban medio Catalán medio Italiano. Los colonos que repoblaron el Alguer en la Edad Media procedían de Barcelona; de ahí que se hable Catalán en esta ciudad

 

Me he percatado de que cuando a la gente de aquí les pregunto por el siguiente pueblo o la siguiente región me miran como si estuviese loco. En Porto Torres pregunté a alguien acerca de Porto Ferro y me dijo que nunca había estado. En Porto Ferro pregunté sobre Fertilia (de camino al Alguer) y no supieron ni indicarme. Hoy en Alguer he preguntado acerca de Putzu idu y no habían escuchado ese nombre en la vida decían.

 

Lo que está claro es que aquí la vida en inverno se vive. Y se vive muy bien. Hoy al atardecer recorrí la preciosa muralla medieval de Alguer y me daba cuenta de lo que supone la vida invernal de la isla. La tranquilidad y sosiego deben de ser la característica principal. Pero además el ritmo del quehacer diario y la parsimonia del Sardo. Sea como sea aquí hay mucha vida en invierno y mucha tranquilidad. Los bares están llenos exactamente igual que hacemos nosotros; en el super las señoras hablan de sus cosas; en italiano pero de sus cosas, los ciclistas salen a entrenar igual que hacemos mis amigos, los paseantes de perros a hablar con otros paseantes, los del kitesurf a hacer surf y los chavales, con sus mochilas, debajo de la muralla a hacer el gamberro. ¿Y todo esto en una isla en medio del Mediterráneo? Yo les miro hacer sus cosas y me fascina pensar cuánto de conscientes serán ellos de saber que viven rodeados de mar en un lugar precioso. Claro que lo serán pero no deja de sorprenderme eso de llevar una vida tan corriente encima de una isla. Encima de una isla tan bonita. Por eso quería venir a comprobarlo.

Efectivamente esto está siendo más invierno de lo que yo pensaba. En Alicante de vez en cuando, rara vez, aparece algún día fresco invernal pero luego vuelve el sol y al medio día uno se tosta al sol sin quererlo. No está siendo igual en cambio aquí. Sigo esperando esos días de sol y calor primaverales pero me parece que llegarán más tarde de que yo me vaya.

No importa, pienso, voy de viaje con mi bici, haga frío o calor, destino a donde me lleven las olas.

img_3261img_3268img_3296img_3308img_3320


Gracias a todos los que hacéis posible que esto funcione.
🙂

Seguidme en
www.facebook.com/atilamadrona
www.instagram.com/atilamadrona
www.Twitter.com/atilamadrona

Y haz click aquí para suscribirte a mi canal y ver todos los capítulos que voy poniendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s