#dontfollowthisbike capíotulo 14 Oakura y New Plymouth

Captura7

Capítulo 14; pasadito por agua en Oakura y New Plymouth.
De donde yo soy no llueve, no estoy acostumbrado, no me gusta, la lluvia no cae durante una semana entera sin parar ni un segundo. Y eso es lo que ha pasado. Después de pasar el fin de semana con los Christian Surfers en la playa de Oakura me tuve que refugiar en un sitio muy chulo que encontré durante por lo menos cuatro noches. Estaba medio enfadado conmigo mismo porque esperando a que parase la lluvia loca el capítulo no se iba a construir solo. Siempre pienso, aquí y donde esté, que unos días en casa me vienen bien para leer y esas cosas pero luego nunca aguanto. No me gusta nada estar sin hacer cosas que incluyan el moverme; me gusta estar al aire libre y si llueve estoy jodido.

Pero al final ocurrió lo de siempre; que conocí a Blair, a Lisa, al río, al bosque… y en fin, todas esas historias que siempre me pasan.

Todo empezó cuando me llamó Tamiris y me contó que había una asociación llamada “Christian Surfers” y que hacían un encuentro surfero en Oakura beach. A mi me resultaba curioso y sobre todo me moría de ganas de conocer la forma de entender la religión de un grupo de surfistas que comparten algo en común más allá del surf. Así que fui para allá.
En el capítulo he puesto un extracto de uno de los mensajes que alguien dio y que me encantó. Resume lo que he aprendido de ellos para mí. El que habla dice algo así como que en la historia de la religión cristiana se ha hablado mucho de que la liberación está “arriba” y no entre nosotros, que se habla del infierno y de que te quemas si no haces el bien. Pero que para ellos Jesús dijo todo lo contrario. Ellos tienen una forma mucho más práctica de entenderlo y más sencilla para mí. Hablaban de apreciar cada cosa que nos rodea, de ser libres, de disfrutar del surf y de las personas.
Conocí a Toni, su hijo Blanton y su familia gracias a Tamiris y pasamos unos días juntos. Me recibieron como a uno más y me trataron demasiado bien. Nos llevaron a surfear a todas las playas, nos dieron de cenar, nos llevaron a ver las vacas a casa de su madre y a comer fish and chips. Toni dice que desde que descubrió la religión, hace unos años, su vida ha cambiado y se encuentra muy feliz.

También conocí a Tobi, un alemán que se vino a New Plymouth a trabajar como médico. Acabamos hablando durante horas y le prometí que en mi paso por New Plymouth iría a verle.

Entonces se puso a llover sin parar y tuve que irme de la playa. Recordé que alguien que conocí surfeando me dijo que tenía que ir a un sitio. Que era un lugar precioso y que la gente de allí me recibirían bien. Estuve buscando y preguntando y lo encontré. Una casa de madera enorme al lado de un río y rodeada de bosque que los dueños construyeron en busca de las olas y para poder vivir alquilaban habitaciones. Aquello estaba tan verde que yo no conseguía oler otra cosa que humedad.
Desde luego otra cosa no sé pero en ese lugar lo que hay son personajes de todas partes del mundo. Estaba Tim que tocaba la batería todo el rato, Lisa la artista, Moche que había dado la vuelta en bici por el mundo, Blair el jardinero que vivía en una caravana y un montón de gente y de historias que iba conociendo según los días pasaban.

Era la casa de la diversión. Había una sauna que habían hecho ellos y todos los miércoles a las 19:00 se encendía. Había un río con un camino lleno de sorpresas que había que encontrar, una cinta para caminar por el jardín de lado a lado, tablas de surf por todos lados, tablas de windsurf, skates, skates con palos para impulsarse sin pisar, kayaks, tablas de SUP, instrumentos de música, huerto, perros y una rata muerta en el tejado.
Estuve allí un tiempo pasándomelo pipa hasta que dejó de llover. Tenía que avanzar un poco. Llamé a Tobi y me dijo que me esperaba en New Plymouth. Hice la maleta y a la marcha.
New Plymouth es la capital de la región de Taranaki. Tiene una población de unos 74.000 habitantes y es conocida como una de las mejores ciudades de Nueva Zelanda hechas para la bici y el peatón. Es una ciudad tranquila, divertida y donde poder ir a surfear y a la nieve en una diferencia de media hora.
Llegué a New Plymouth y Tobi estaba trabajando en el hospital. Llegué de noche; os recuerdo que aquí han cambiado la hora. Hace un frío que me voy a morir y encima se hace de noche a las 18:00. No sé qué va a ser de mí.

Entonces Tobi me llevó a una casa enorme de sus amigas Katie, Narelle y Anneka y me dijo que sus nos habían dejado la llave escondida. La encontramos, entramos, llegó todo el mundo. Aquí son todos amigos porque todos han trabajado y vivido en el hospital. Hay una residencia dentro del hospital que parece ser una opción muy barata en la ciudad y todos han pasado por allí.
En un par de días la gente me decía que yo era la versión española de Tobi porque nos reíamos todo el rato. Que cuando él se fuera yo podía quedarme a remplazarle. Tobi es el típico tío que te gustaría ser como él; siempre agradable con todo el mundo, siempre dispuesto a escuchar, amigo de todos y buen tío. Se tenía que volver a Alemania y le hicieron una fiesta de despedida en casa donde conocí a muchísima más gente y nos lo pasamos genial. Los Kiwis, como siempre, la gente más maja del mundo.
Cada uno traía su especialidad en la cocina. Yo hice una paella claro….jajaja no, es broma.
Al día siguiente fuimos a Fitzroy beach, una playa que tenía ganas de visitar porque tiene cierta fama de buenas olas. Y así fue. Pillamos un día buenísimo y había olas perfectas. El agua aquí en New Plymouth está más caliente y ese día, no sé por qué motivo de la naturaleza, salió el sol. Un hecho insólito en esta zona.

Me quedo aquí un día más y me dedico esta semana a intentar llegar por caminos a la ola más famosa de Nueva Zelanda. El sitio que todo Kiwi te dice que vayas cuando te ve con una tabla de surf. El lugar más visitado en youtube de Nueva Zelanda. El reino de las izquierdas: RAGLAN 🙂

Ahora solo me queda agradecer y devolverle al mundo una sonrisa por todo lo que me está pasando, por todas aquellas personas que me ayudan y por todas aquellas que necesitan ayuda.

¡Espero que estéis viviendo y disfrutando de esta aventura tanto como yo lo estoy haciendo!
Para mí es un privilegio poder hacer de esta pasión un trabajo y que gracias al apoyo de marcas como Microsoft este sueño sea realidad. Todo lo que veis lo he grabado con un Nokia Lumia 1020 y editado en una Surface Pro que llevo en una alforja.

¡Gracias a todos los que hacéis posible que esto funcione!
Seguidme en
http://www.youtube.com/atilamadrona
www.facebook.com/atilamadrona
www.instagram.com/atilamadrona
www.Twitter.com/atilamadrona
Y suscríbete a este canal para ver todos los capítulos que voy poniendo. 

Music:
Special thanks to Pedro Herández (PeterFunkProject). Podéis ver sus temas haciendo click aquí para ver sui canal de YouTube (https://www.youtube.com/user/PeterFunkProject)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s