#dontfollowthisbike chapter 3 From nowhere to Queenstown

En el capítulo 3 podéis ver la ruta más bonita que he hecho hasta ahora. Desde Te Anau hasta Wanaka. Llevo cerca de 800km recorridos.
Conocí a Stefano de camino, él también viaja en bici, y juntos hemos recorrido lugares increíbles sin casi encontrarnos con nadie. Hemos pedaleado por caminos de ovejas durante días, dormido al borde de lagos preciosos desconocidos. Hemos conocido a gente más loca que nosotros y cruzado en un barco de vapor para llegar a la ciudad de la perdición.

He hecho downhill con la bici, me he bañado por fin en días soleados, he jugado con las mujeres a los bolos y he comido burritos y tacos hechos por gente de aquí y de Almería.

Ya he dejado la región de Fiordland para entrar en Otago y llegar hasta Wanaka. El paisaje ha vuelto a cambiar bastante. El tiempo ha mejorado mucho y ahora lo que hay son montañas altísimas por todos lados y cuestas interminables.

Marc y Jo me esperaban, mi tabla está a salvo y me recibieron con un picnic en el lago 🙂 (mis amigos dicen que tengo una flor en el c…)
Me quedo en Wanaka unos días y en una semana estaré en Haast, en la costa oeste. Espero encontrarme con algún surfista más que con tiburones.
Dejar Queenstown ha sido tarea difícil. Es una ciudad situada en un lugar ideal. El lago Wakatipu es enorme, frío y tan limpio (a pesar de los estúpidos power boats haciendo ruido todo el día) que le da esa sensación a la ciudad de estar en un lugar con mar. La rodean montañas enormes, entre ellas las ” The remarkables”, con su pico más alto a 2319 metros. Me contó una señora que el nombre viene de cuando llegaron los ingleses a establecerse en aquel lugar y por la mañana al despertarse vieron tal impresionante perfil de las montañas que las llamaron “The remarkables”. Yo creo que se lo inventó.
Allí cada uno es de una parte del mundo, la gente está feliz, las calles llenas, los supermercados siempre descalzo claro, los coches todos llenos de pegatinas y de juguetes para pasar unos días en el campo y los sitios repletos de todo tipo de folletos para gastarte dinero en cualquier actividad extrema loca.
He de decir que en eso aspecto es demasiado turístico. Hay actividades que podrías hacer en cualquier sitio por tu cuenta pero que al ser Queenstown parece que haya que pagar una fortuna para tener una experiencia única.
Pero bueno, a pesar de ser un sitio turísitico, y esta vez no del clásico guiri si no del loco joven que quiere gastarse dinero en cualquier experiencia loca, Queenstown me pareció muy bonito.

Allí dejé a Stefano después de hacer su currículum vitae en la biblio a ver si encuentra trabajo el tío. Fue triste despedirme de él pero estos días hemos estado hablando por Skype. Con la licencia de Office 365 que tengo puedo llamar a cualquier móvil 60 minutos al mes.

Los lagos que encontramos de camino, Mavora Lakes, eran un auténtica sorpresa en medio de una etapa larguísima que con la grava se hacía complicada. Dormir allí y recorrer al día siguiente todo el valle hasta Walter Peak para cruzar el lago en barco de vapor y llegar a Queenstown ha sido una de las mejores experiencias para mí. Ojalá fuera siempre así de salvaje, pero por desgracia en Nueva Zelanda está prohibido en la mayoría de lugares acampar al aire libre.
He estado investigando un poco en el tema y resulta que la prohibición es consecuencia del mal uso de la acampada libre que ha estado habiendo en los últimos años.
La gente local aventurera con la que hablo y que ha acampado toda la vida están muy tristes al respecto. Hacen mención al daño que han hecho en ese sentido los turistas que vienen, acampan y hacen sus necesidades por cualquier sitio y se van. Hasta el punto de que han tenido que prohibirlo.
Para mí esto es una limitación total. Forma parte de la aventura tener que buscarte un sitio para dormir y correr esos riesgos de no encontrar agua o cualquier cosa que lo haga emocionante; pero hacerte una etapa y tener que ir a parar a un camping como costumbre es muy aburrido. Menos mal que las reglas están para saltárselas 🙂
Para mi viajar es conocer los lugares por mi cuenta y riesgo, descubrir esos sitios a los que no llegas al no ser que vayas paso a paso y con los ojos bien abiertos, esos sitios que solo se conocen cuando uno tiene esa pasión por descubrir algo diferente, conocer a la gente local, las costumbres, dormir con ellos y comer con ellos.

No creo que a mi amiga Anna RuNZ le importe echarse en los matojos a dormir cada noche; la tía se está haciendo unos 40km al día corriendo!, cuando la vi pensé que lo que estaba haciendo yo era como ir en un coche con chófer…jajaja
Hay gente que hace cosas increíbles.

Desde que he llegado a casa de Mark en Wanaka no hemos parado de hablar de historias y aventuras. Cualquier surfista con ese espíritu aventurero conoce esto; el estar hablando de batallitas de surf durante horas. Al fin y al cabo si eres surfista es porque compartes esa vocación de descubrir olas, de conocer lugares perdidos, de explorar el mundo que te rodea y de vivir la vida con emoción.
Mark tiene 58 y me hace pensar mucho en la edad. Surfea mejor que yo y ayer me hizo la cena con las verduras que cultiva en casa. Hace algún tiempo un familiar me dijo que se apostaba conmigo lo que quisiera a que cuando cumpliera los 18 años iba a dejar de patinar.

Nunca se me olvidará porque nunca voy a dejar de hacerlo. Patinar, surfear, montar en bici, viajar, son cosas que forman parte de una manera de entender el mundo. No importa la edad, sino las ganas que tengas de querer hacer lo que te gusta.

¡Espero que  disfrutéis de esta aventura tanto como yo lo estoy haciendo!

Todo este documental lo estoy haciendo con un Nokia Lumia 1020 y una Surface Pro. Lo guay de tener una licencia de Office 365 es que tengo 1tb de almacenamiento en OneDrive y todo lo que grabo lo tengo siempre ahí en la nube.
Y recordad que pinchando aquí podéis ver en mi OneDrive la galería con todas las fotos del viaje

Gracias a todos los que hacéis posible que esto funcione.
🙂

Seguidme en
http://www.facebook.com/atilamadrona
http://www.instagram.com/atilamadrona
http://www.twitter.com/atilamadrona

Y suscríbete a este canal para ver todos los capítulos que voy poniendo.

Music:
The roots – Work
Jahzzar – Missing you
Mr. Mrs Smith – Put Me Somethin Warm In My Cup

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s